domingo, 19 de noviembre de 2017

El ministro Zoido pide a Argelia más control en sus costas para frenar la salida de inmigrantes por el Mediterráneo


MADRID.- El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, se reunirá la próxima semana con la embajadora de Argelia en España para solicitar al Gobierno de ese país un mayor control fronterizo en sus costas y frenar así la oleada de inmigrantes irregulares que desde ese país están llegando a España.

Fuentes del Ministerio del Interior señalaron que Zoido trasladará a principios de esta semana a la embajadora esa necesidad de mayor control después de que en apenas 48 horas hayan sido interceptados y rescatados en alta mar en aguas de la Región de Murcia 519 personas, que han llegado en 49 pateras.
Zoido trasmitirá a las autoridades diplomáticas argelinas su preocupación por la "avalancha alarmante" de pateras que están llegando a las costas españolas desde ese país, fundamentalmente a las de Murcia
El titular de Interior califica esta situación de "auténtico drama humano que hay que erradicar ya con una persecución implacable a las mafias y redes de trata de seres humanos".
Zoido quiere que las autoridades de Argelia, que cooperan de forma eficaz con España, refuercen los controles fronterizos en sus costas para evitar dramas humanos como los que se están viviendo en los últimos días.
Según el delegado del Gobierno en Murcia, Francisco Bernabé, se trata de una "crisis migratoria", una "grave crisis humanitaria provocada por el aluvión de embarcaciones con inmigrantes ilegales" y "orquestada por mafias dedicadas al tráfico de seres humanos".
Dos de las últimas pateras interceptadas en Murcia fueron localizadas anoche por la Guardia Civil y al lugar se envió la embarcación Guardamar Calíope que rescató a 11 y 10 personas respectivamente al sur de Cabo de Palos.

Bernabé anuncia que se mantiene activo el dispositivo para hacer frente a la crisis por la llegada masiva de pateras


CARTAGENA.- El delegado del Gobierno, Francisco Bernabé, ha anunciado que se mantiene activo el dispositivo de atención a inmigrantes desplegado para hacer frente a la crisis migratoria sin precedentes que se registra en la costa murciana y que hasta el momento arroja las cifras de más de medio centenar pateras interceptadas y 534 inmigrantes rescatados.

Estos últimos datos fueron ofrecidos por el delegado tras la segunda reunión mantenida por el gabinete de crisis que coordina y dirige y en el que están representadas las tres Administraciones. Una vez más, Francisco Bernabé, destacó la colaboración entre el gobierno de España, el gobierno Autonómico, la Autoridad Portuaria y el ayuntamiento de Cartagena y valoró muy especialmente "el extraordinario trabajo que están realizando Guardia Civil, Policía Nacional, Salvamento Marítimo, la Armada y Cruz Roja".
"La grave crisis humanitaria provocada por el aluvión de embarcaciones con inmigrantes ilegales llegadas en las últimas horas a la Región está orquestada por mafias dedicadas al tráfico de seres humanos", denunció Francisco Bernabé.
El delegado del Gobierno señaló así mismo que los inmigrantes están recibiendo toda la asistencia necesaria, "con un escrupuloso respeto a los derechos humanos y el dispositivo de atención se está desarrollando con total normalidad". 
Anunció que previsiblemente a partir del lunes pasarán a disposición judicial y se tramitará la orden de expulsión de cada uno de ellos como se prevé en la Legislación Española y en la Europea. Por este motivo, se mantiene un contacto permanente con la Administración de Justicia y los Colegios de Abogados para que puedan ser asistidos con todas las garantías.
Finalmente, el delegado informó sobre una nueva reunión del gabinete de crisis a partir de las 20 horas de hoy domingo en el Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo de Cartagena desde donde se atenderá también a los medios de comunicación.

'Cartagena Sí Se Puede' (CTSSP) preguntará en el pleno sobre las actuaciones en materia de pobreza energética


CARTAGENA.- El pasado 8 de noviembre se publicó en el BORM un decreto aprobado por el Consejo de Gobierno de la Región de Murcia para conceder ayudas directas a los ayuntamientos, para “supuestamente” emprender medidas contra la Pobreza Energética. Se trata de una aportación de un millón de euros de los cuales 133,825 van destinados al municipio de Cartagena.

"Desde CTSSP queremos que el gobierno municipal explique a la ciudadanía cómo va a gestionar dichas ayudas, ya que las mismas sólo van destinadas para pago de deudas pendientes, para tramitar el alta de la conexión en los tres suministros (luz, agua y butano), y para pago de la bombona de butano, desde el 1 de enero de 2017, al 31 de marzo de 2018". La formación morada quiere que el Gobierno deje muy claro cuáles son los criterios que va a utilizar en el reparto de esas ayudas, para que no quede desatendida ninguna familia o personas en riesgo de pobreza o en exclusión social.
CTSSP también le recordará al Ayuntamiento su compromiso de elaborar un “Plan de pobreza energética”, donde se iba a plasmar un convenio con las empresas suministradoras de energía para que estas comunicaran a la Concejalía de Servicios Sociales los usuarios que tenían su recibo “pendiente de corte”, y que de esta manera la Concejalía pudiese hacer frente al pago de los recibos pendientes y no se llegase a cortar el suministro.
Igualmente llevará al pleno de noviembre la puesta en marcha desde Servicios Sociales de una “campaña de lucha contra la pobreza energética” para que ningún hogar en Cartagena pase frío este invierno.

El empleo turístico mantiene una senda de crecimiento sostenido en la Región


MURCIA.- Las actividades de hostelería y agencias de viajes sumaban a finales de octubre 38.423 afiliados a la Seguridad Social, 1.043 trabajadores más que en octubre de 2016, o lo que es lo mismo, un 2,8 por ciento más según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. De este modo, el empleo turístico mantiene una senda de crecimiento sostenido con tasas interanuales positivas que ya alcanza los 54 meses consecutivos.

Según afirmó el director general del Instituto de Turismo, Manuel Fernández-Delgado, "esta cifra marca un récord para un mes de octubre y se acerca a la de agosto de 2016, en plena temporada alta, lo que pone en evidencia que las acciones de desestacionalización impulsadas por la Consejería de Turismo están consiguiendo alargar la temporada alta más allá de los meses de verano".
Así, la Región se sitúa en el grupo de comunidades con mayor ritmo de crecimiento de la afiliación tras Madrid (+4,7 por ciento), Baleares (+4,5 por ciento), Canarias (+4 por ciento), Comunidad Valenciana (+3,8 por ciento) y Andalucía (+3,6 por ciento).
Por su parte, el número de parados en la hostelería en la Región de Murcia pasó de 13.187 a finales de octubre de 2016 a 12.798 en octubre de 2017. Son 389 parados menos, lo que supone un descenso interanual del 2,9 por ciento en este sector.
Entre los meses de enero y octubre, la afiliación en la Región en hostelería y agencias de viajes, en valor medio, ha sido de 39.370 trabajadores, lo que supone la cifra más elevada registrada para este periodo, con un aumento interanual del cinco por ciento. Esta tasa de crecimiento es casi un punto superior al crecimiento interanual medio para 2016, que fue del 4,2 por ciento.
El responsable regional afirmó que "estos datos confirman el cumplimiento del objetivo marcado por el Plan Estratégico de Turismo de la Consejería, que prevé la creación para este año de 1.630 nuevos puestos de trabajo y un crecimiento del 4,4 por ciento".
A falta de dos meses para el cierre del ejercicio, el crecimiento interanual en 2017 supera el objetivo en seis décimas y alcanza el cinco por ciento, con 1.861 nuevos empleos.
Asimismo, según la Estadística del Servicio Público de Empleo Estatal, el número total de contratos en las actividades hosteleras entre enero y octubre de este año ascendió a 147.881, lo que supone el 16,7 por ciento de los contratos realizados en el conjunto de la economía regional. Esta cifra es un 8,6 por ciento más elevada que la del mismo periodo de 2016.
En los municipios ribereños del Mar Menor (Cartagena, San Javier, San Pedro del Pinatar y Los Alcázares) se ha contabilizado entre enero y octubre de 2017 un número total de 42.873 contratos en hostelería, lo que representa el 29 por ciento del total de contratos realizados en las actividades de alojamiento turístico y restauración en la Región de Murcia en ese periodo.
Esto supone un 9,3 por ciento más, siete décimas por encima del crecimiento de la hostelería regional, lo que se traduce en 3.663 nuevos contratos respecto al mismo periodo del pasado año.

Mazarrón arropa a la Virgen del Milagro 

en su regreso a Bolnuevo

MAZARRÓN.- Miles de fieles y visitantes participaron hoy en una multitudinaria romería que culminó en la playa de Bolnuevo entre trovos, cánticos y vítores a la Purísima.

Tras la misa de primera hora, la Virgen del Milagro salía de la iglesia de San Andrés, de Mazarrón, acompañada por los primeros romeros que hacían frente al frío de la mañana. La alcaldesa de Mazarrón, Alicia Jiménez (PP), asistía en el templo a los primeros trovos que dirigían a la Santísima Madre los miembros de la Asociación Virgen del Milagro.
En su recorrido por las calles de Mazarrón, se iban sumando más fieles a un río humano que se dirigía hacia el puente de las Moreras, donde poco después tenía lugar la primera parada. Al avance de la romería el tiempo mostraba su bonanza ofreciendo imágenes de gran belleza en las que cada vez más se veía a más romeros que cumplían con la tradición de caminar junto a la Virgen al pie de la sierra que separa Mazarrón de Bolnuevo.
Entre vítores, cánticos y música de banda la imagen llegaba a la desaladora que lleva su nombre donde se producía la habitual parada y se ofrecía un almuerzo a los romeros. En este lugar se entonaban nuevos trovos en honor a la Virgen del Milagro, generando momentos de emoción entre los fieles.
Tras esta parada, se reanudaba la marcha de forma más pausada, dando paso a la distensión, generando imágenes de grupos de amigos y familias disfrutando de la jornada. Los romeros enfilaban la entrada a la pedanía desde la cuesta de Playasol 2 viendo ya el mar y la ermita de la Virgen al fondo.
Lanzamiento de pétalos al viento daban la oportunidad de captar espectaculares fotografías. También, otra de las imágenes típicas de la romería: la de los padres mostrando sobre sus hombros a sus hijos a la Virgen de Bolnuevo. Ya en el paseo de la pedanía, nuevos trovos y vítores antes de la misa de mediodía, para posteriormente subir hasta su ermita y despedir a la Virgen del Milagro hasta el año próximo.
El ambiente festivo y de convivencia se ha trasladado a la playa entre moragas y barbacoas. También en la feria de día de la carpa municipal con la música de los dj's locales.
Policía municipal, 112 y Guardia Civil han seguido un operativo especial con motivo de la Romería, con el fin de garantizar la seguridad a los miles de ciudadanos que se han dado cita este domingo en Bolnuevo.

La mitad de las enfermeras de la Región tiene el síndrome del trabajador 'quemado'


MURCIA.- La mitad de los profesionales de enfermería en la Región de Murcia sufren el síndrome del profesional “quemado” y siete de cada diez, estrés. Por otro lado, ocho de cada diez enfermeras considera que el ambiente laboral se ha deteriorado y casi siete de cada diez está convencida de que la atención que se presta a los pacientes en nuestro Sistema Sanitario ha empeorado en los últimos años.

Estas son algunas de las principales conclusiones del Estudio “Percepción de estrés en los Profesionales de Enfermería en España (por Comunidades Autónomas). Comparativa 2012-2017”, que ha elaborado el Sindicato de Enfermería, SATSE, a través de una encuesta realizada a enfermeras en activo de todo el país durante los meses de febrero y marzo.
Para SATSE el principal objetivo del estudio ha sido realizar un diagnóstico sobre la situación actual de los profesionales enfermeros (salud, condiciones laborales…) y del sistema sanitario, así como su evolución en los últimos años después de los recortes en recursos humanos y materiales sufridos en todos los servicios de salud.
Hace cinco años se elaboró un estudio de similares características y, tras comparar los resultados del actual trabajo con el anterior, SATSE ha constatado que la situación de los profesionales y del Sistema Sanitario, no solo no ha mejorado, sino que, en muchos aspectos, ha empeorado.
En la encuesta realizada, los profesionales alertan sobre sus malas condiciones laborales en la Región de Murcia, así como del déficit de plantillas, lo que provoca un deterioro de la calidad asistencial que se presta a los ciudadanos. Reconocen que sufren un pésimo ambiente laboral y no tienen tiempo ni recursos necesarios para prestar la atención más adecuada a sus pacientes, señaló.
Como consecuencia de esta situación, su salud e integridad física se sigue resintiendo, año tras año, y continúan sufriendo estrés y otras dolencias y enfermedades en un porcentaje muy alto.
Los principales resultados del estudio en la Región de Murcia demuestran que siete de cada diez profesionales (71,21%) se siente estresado, casi cinco de cada diez (48,48%), “quemado” y casi seis de cada diez (54,55%) sufre agotamiento emocional. Asimismo, muchos profesionales manifiestan dolencias y síntomas físicos, Por ejemplo, un 53% padece tensión muscular; un 46 %, nerviosismo, temor o angustia; un 51% sufre problemas sexuales, y un 48% tiene trastornos del sueño.
De otro lado, casi siete de cada diez (65,15%) cree que la atención a los pacientes ha empeorado, y es que siete de cada diez (68,18%) considera que no hay personal suficiente, y también más de siete de cada diez (72,73%) no dispone del tiempo necesario en su jornada laboral para atender a los pacientes como desearía. 
Además, cerca de nueve (84,85%) de cada diez enfermeras entiende que han empeorado sus condiciones de trabajo, y un porcentaje similar (80,3%) cree que el ambiente laboral se ha deteriorado.
Ante esta realidad, SATSE demandará a las distintas administraciones públicas que realmente demuestren que la crisis ha pasado e inviertan en los recursos humanos y materiales para mejorar la atención sanitaria y las condiciones de los profesionales. De manera urgente, hay que aumentar las plantillas en todos los servicios de salud, apuntó.
El Sindicato intensificará su estrategia reivindicativa para lograr, entre otros objetivos, estabilidad laboral a través de nuevas OPEs con plazas suficientes de enfermeras; la jornada de 35 horas semanales, la implantación de un itinerario laboral y un sistema especial de jubilación; la reactivación de la carrera profesional; la generalización del solape de jornada, y el desarrollo de entornos de trabajo seguros, impulsando las acciones contra las agresiones y los accidentes laborales.

Los murcianos podrán recibir hasta 20.000 euros para la compra de un vehículo eléctrico


MURCIA.- El portavoz adjunto del PP en el Congreso de los Diputados, Teodoro García, ha manifestado hoy que la aprobación del Plan MOVALT por parte del Ministerio de Energía "es una oportunidad que ayuda a acelerar la expansión de la movilidad sostenible, alternativa y eficiente", a lo que ha añadido que con este Plan "los murcianos podrán recibir hasta 20.000 euros en ayudas destinadas a la compra de un vehículo eléctrico".

Así ha remarcado que estas subvenciones del Gobierno Central junto con las regionales y locales en Murcia "hacen que los murcianos dispongan del paquete de ayudas al ciudadano más importante de la historia".
El objetivo del plan es aumentar el parque de vehículos impulsados con energías alternativas y reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y de otros gases contaminantes, al tiempo que también servirá para aumentar el ahorro y la diversificación de las fuentes de energía en el transporte, lo que, "conseguirá reducir la dependencia energética del petróleo para nuestro país y para la Región", ha avanzado García.
El plan de Apoyo a la Movilidad Alternativa que entrará en vigor en los próximos días, una vez que se publique en el BOE, destinará 20 millones de euros para la compra de vehículos propulsados por energías alternativas (MOVALT-Vehículos) como Autogás (GLP), Gas Natutal (GNC, GNL) o bifuel gasolina-gas, Eléctricos (BEV, REEV, PHEV), así como por pila de combustible.
En este punto ha explicado el portavoz adjunto del PP en el Congreso que las ayudas oscilarán entre los 500 y los 18.000 euros dependiendo de la categoría del vehículo y su monitorización, por lo que ha defendido que se trata de "una gran oportunidad para PYMES, autónomos y particulares".
El Ayuntamiento y la Comunidad Autónoma pueden incrementar estas ayudas con los incentivos propuestos, con syudas al desarrollo de puntos de recarga con 4.500 euros o 2.000 euros adicionales de ayuda por vehículo eléctrico.
Asímismo, ha cifrado en 15 los millones destinados para el despliegue de infraestructuras de recarga eléctrica, cuyos beneficiarios podrán ser administraciones, empresas públicas y privadas, y la cuantía de las ayudas cubrirá hasta el 60 % del coste de inversión en el caso de entidades públicas y PYMES y el 40% para el resto de empresas.
El diputado nacional del PP por Murcia ha indicado que junto a MOVALT- Vehículos y MOVALT-Infraestructuras, próximamente se lanzará una nueva línea de apoyo a iniciativas de I+D+i vinculadas con la movilidad eficiente energéticamente y sostenible que estará dotada de 15 millones de euros adicionales.
El plan, ha finalizado García, "da continuidad a los planes que el Gobierno de España ha vienido impulsando en los últimos años para fomentar un transporte más sostenible, al tiempo que se refuerza significativamente el apoyo al desarrollo de infraestructuras de recarga eléctrica".

El TSJ establece un dispositivo judicial especial tras la llegada masiva de pateras a la Región de Murcia

MURCIA/CARTAGENA.- El Tribunal Superior de Justicia de Murcia incorpora un segundo juzgado de guardia al partido judicial de Cartagena durante los días 20 y 21 de noviembre para apoyar a las funciones que corresponden al Juzgado de Instrucción nº 2, duplicando así los funcionarios y profesionales previstos para su actuación en turno ordinario. Además, estos se desplazarán de la sede judicial, una medida que se adopta por primera vez en la Región de Murcia.

Este acuerdo ha sido adoptado por el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Miguel Pasqual del Riquelme Herrero, después de que la Secretaría de Estado de Interior y la Delegación de Gobierno en la Comunidad Autónoma informara de la interceptación en alta mar y la llegada a tierra de una importante cantidad de pateras, que transportaban a un número de personas que ya han alcanzado las 534.
La puesta a disposición judicial de dichas personas, a fin de legalizar su situación y autorizar, en su caso, los internamientos previstos en la Ley, se producirá entre los días 20 y 21, atendiendo al plazo máximo de 72 horas legalmente previsto a tal fin.
Por tanto, la perentoriedad de los plazos para adoptar las oportunas decisiones judiciales, unido al elevado número de personas que van a pasar a disposición judicial, y las dificultades para el traslado físico de aquéllas a dependencias judiciales, han aconsejado la adopción de una serie de medidas en relación al servicio de guardia en el partido judicial de Cartagena.
Dada esta situación, y la necesidad de practicar de modo inmediato múltiples diligencias, superando las posibilidades razonables de actuación del juzgado de guardia, la Presidencia, en contacto permanente con el Consejo General del Poder Judicial, la Delegación del Gobierno, la Jefatura Superior de Policía, la Fiscalía Superior de la Comunidad Autónoma, la Secretaría de Gobierno del TSJMU, la Gerencia Territorial de Justicia y la Junta de Personal, ha articulado un plan de actuación extraordinario.
Una plan de actuación en el que han colaborado activamente el magistrado decano de Cartagena, la fiscal jefe de Área de Cartagena, el decano del Colegio de Abogados de Cartagena y las magistradas y letrados de la Administración de Justicia responsables de los juzgados de instrucción número 2 y 3 de dicha localidad.
La coordinación de todos ellos ha permitido que, esta mañana, se haya completado la instalación de los ordenadores y equipos necesarios para que, durante los días 20 y 21, tenga lugar el desplazamiento y constitución de los juzgados 2 y 3, en funciones de guardia, en unas dependencias habilitadas al efecto por la Gerencia Territorial de Justicia en el polideportivo del Centro Integrado de Formación Profesional Hespérides, sito en la calle Doña Constanza, 31, de Cartagena.
Estos órganos asumirán en exclusiva la práctica de las diligencias de guardia correspondientes a la legalización de la situación personal de las personas custodiadas en dicho lugar. Mientras el magistrado decano de Cartagena, realizará los llamamientos necesarios para cubrir, por el turno de sustitución natural, la ausencia de la titular del juzgado número 2 en el servicio de guardia ordinaria, que se continuará prestando por dicho órgano en el Palacio de Justicia de la calle Ángel Bruna de Cartagena tanto para comparecencias como para la notificación de las resoluciones judiciales y se ha contactado con el Colegio de Abogados, que también ha dispuesto las medidas necesarias para garantizar la asistencia jurídica.
Este dispositivo especial del Tribunal Superior de Justicia, también contempla la actuación de los juzgados de guardia de Murcia, Lorca y Molina de Segura, en cuyos partidos judicial permanecen alojadas una parte de las personas llegadas a la Región a través del mar.

Llega una nueva patera a la Región

Una nueva patera llegó a las costas de la Región a primera hora de esta mañana con 15 personas a bordo que han sido atendidas por Cruz Roja a su llegada al Muelle de la Curra del Puerto de Cartagena.
Los inmigrantes, que presentaban un buen estado de salud y de los cuales dos afirmaban ser menores, llegaban sobre las 8.00 horas a tierra.
Con esta nueva embarcación son ya 534 los inmigrantes llegados a las costas murcianas desde el pasado viernes en 50 embarcaciones.

El Gobierno central estudia cambios en los temarios de las oposiciones a funcionario


MADRID.- El Gobierno está estudiando cambios en los temarios de las oposiciones a funcionario de la Administración central, han confirmado fuentes de Hacienda a eldiario.es. Aún en fase muy preliminar, se trata de modificaciones que se introducirían a un ritmo "lento" y a "largo plazo", aseguran, sin ofrecer por el momento mayores concreciones.

El Estado tiene más de 200 cuerpos (el empleo público se estructura en cuerpos, grupos o escalas, determinados a veces por alguna profesión concreta, como arquitecto, abogado del Estado o conductor), muchos de los cuales tienen un temario común entre sí y otro específico. 
El Gobierno, como publicó lainformación.com, estaría sondeando a expertos para hacer más ágiles las pruebas de acceso. Entre los temas comunes que suelen compartir las distintas oposiciones están los contenidos constitucionales o el régimen jurídico de las administraciones públicas. 
Hace dos meses, el Gobierno y los sindicatos alcanzaron un  acuerdo sobre empleo público que supondría que unas 500.000 plazas interinas y temporales saldrían a oposición en los próximos años para convertirse en puestos indefinidos en todos los sectores de la administración. Está por ver si alguno de los cambios que estudia el ejecutivo afectaría a alguna de estas pruebas de acceso, en todo caso a las más lejanas en el tiempo.
De cualquier modo, la falta de presupuestos para 2018 por la negativa del PNV a apoyar al PP en plena aplicación del 155 de la Constitución en Catalunya no sólo paraliza las convocatorias, sino que aboca a los funcionarios a la  congelación salarial para el año próximo. El Gobierno confía en sacar las cuentas públicas adelante  una vez amaine la tormenta a principios del año próximo tras la celebración de elecciones en Catalunya. 

¿Modernización o cambios radicales?

Precisamente, la modernización de los métodos de entrada a la administración pública fue objeto de discusión en una recientes jornadas de la federación que aglutina a la mayoría de los funcionarios de los cuerpos superiores de la Administración Civil del Estado, FEDECA. 
La Administración en España renovará al 85% de sus altos funcionarios en los próximos 15 años. Y los métodos de selección, tanto de esta élite como del resto de la función pública, deberían actualizarse, según algunos expertos que participaron. 
Se pusieron sobre la mesa algunas ideas, algunas más revolucionarias que otras, pero todas coincidentes en que los actuales sistemas de acceso al empleo público pueden resultar desincentivadores y frustrantes para muchos candidatos. Cuatro años de media para preparar una oposición que sólo superará un 30% de los que lo intentan.
La consejera de Administraciones Públicas en la Representación de España ante la UE Teresa Siles se mostró partidaria de introducir "pequeños cambios paulatinos" en los sistemas de acceso: "El problema de los españoles cuando aspiran a puestos europeos es que no saben hacer presentaciones en público ni conocen técnicas para trabajar en equipo, aunque puedan demostrar tener mucha memoria". 
Por eso, abogó por introducir este tipo de habilidades desde la Universidad y en paralelo convertirlas en parte de las pruebas de acceso a la función pública en España, junto a otras de memoria. 
Para el vicerrector y c atedrático de Ciencia Política y de la Administración en la Pompeu Fabra Carles Ramió, los cambios deben ser radicales: "las oposiciones son matajuventudes", afirma. Según su criterio, el actual sistema "rompe el principio de igualdad", ya que exige tener una renta suficiente como para dedicarse a tiempo completo al estudio durante una media de cuatro años. 
Además, afirmó, "es un sistema de carácter aleatorio, en el que se suspende más al que se examina al principio de las pruebas que a la mitad".  "La función pública actual ya no sirve, hay que dinamitarla. ¿Qué es eso de ser funcionarios? menos del 10% debería serlo, solo los que estén en contacto directa con la clase política", defendió Ramió.
Pero para Teresa Siles, "hay cosas más concretas que tenemos que mejorar", como una evaluación del desempeño más eficaz. También cree que debe modificarse el sistema de provisión de puestos de libre designación (traslado de funcionarios sin concurso) para que cumpliese unas determinadas condiciones tanto para el nombramiento como para el cese. En la actualidad, sólo se pide formar parte de un determinado cuerpo: "Lo que hay que controlar es que no pases de ser un director general a que te cesen y te metan en un rincón cuando cambia el jefe o el equipo político quiere poner a otro. Que lo justifiquen a través de la evaluación del desempeño".
La propuesta de Ramió, que dirigió cuatro años la Escuela Catalana de la Administración Pública, es un "cambio radical": quitar los cuerpos y cambiarlos por ámbitos funcionales sin base corporativa, con "una carrera horizontal real". También defiende aplicar la evaluación del desempeño, "de forma sencilla y que funcione". 
En todo caso, es consciente de que todos estos eventuales cambios no deberían afectar a los que ya están dentro de la administración pública, sino a los aspirantes. "No puedes cambiar las reglas del juego a mitad de la partida", admite.

La APBC quiere el Muelle 5 de 'Navantia' para la reparación privada de buques


CÁDIZ.- A falta de dos años para el final de la concesión de la Factoría para Reparación y Construcción de Buques y Actividades Complementarias Cádiz, o sea Navantia-Cádiz, los responsables de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz andan ya liados en negociaciones y preavisos sobre el pliego de condiciones que regirá la nueva adjudicación que deberá estar ya firmada a lo largo de 2019 para su puesta en funcionamiento, si se llega a acuerdo, para febrero de 2020, según plantea hoy Diario de Cádiz

A un lado del ring tenemos a una APBC centrada ya en la diversificación de sus actividades con el fin de rentabilizar al máximo sus instalaciones, y al otro, una factoría de Navantia a la que parece que le sobra espacio, tal y como demuestra el hecho de que a día de hoy y desde hace más de ocho años tenga zonas como el Muelle 5 o el dique Virgen del Rosario, uno en total desuso y el otro prácticamente sin actividad, respectivamente. 
Fuentes del sector portuario se pronuncian de manera taxativa a este respecto y denuncian el hecho de que el Muelle 5, muy cercano a la futura terminal de contenedores, se encuentra sin luz y sin operatividad desde entonces.
La recuperación por parte del puerto de Cádiz tanto de ese Muelle 5 como del dique Virgen del Rosario se encontrarán en el epicentro de una negociación que pasará de manera irremediable por la regularización del pago de las tasas correspondientes a esta concesión. El pago del canon anual por parte de Navantia S.A. al puerto de Cádiz viene siendo desde hace años casi un pago simbólico, muy lejano del cálculo real que supondría la ocupación de un dominio portuario que asciende a 325.301 metros cuadrados de superficie terrestre y 283.075 metros cuadrados de lámina de agua.
La Autoridad Portuaria de José Luis Blanco se ve abocada a esta inevitable batalla y a este careo que ya está viviendo sus primeros compases ante la presión de la propia comunidad, que ejerce y vive de la actividad en las distintas dársenas del Muelle de Cádiz esparcidos a lo largo y ancho de toda la Bahía.
La presión por parte de la comunidad portuaria le llega a Blanco desde algunos de los gestores de algunos servicios portuarios y desde algunas consignatarias que consideran que existe un "trato de favor" desde hace muchos años con Navantia.
Claro está que ésta será una batalla con escasas treguas pero la APBC sabe que se le pone por delante un "ahora o nunca" que si no anda lista podría volver a hipotecar un suelo portuario que le podría ser vital para sobrevivir ante las inclemencias en busca de una rentabilidad que exige Puertos del Estado en nombre del Gobierno.
A todo esto, José Luis Blanco se mantiene cauto pero siempre transparente y no niega que existan estas negociaciones y su clara intención, ya expresada en forma de bonificaciones económicas, de potenciar el mercado de las reparaciones de buques más allá de la frontera con Navantia.

Murcia entierra el AVE a golpe de protesta vecinal


MURCIA.- En los ochenta, los vecinos de Murcia se agruparon en torno a la Plataforma Pro Soterramiento para pedir la eliminación de las vías del tren que, desde hace 150 años, parten en dos la ciudad. Sin embargo, no fue hasta 2006, con el compromiso de la llegada del AVE a la ciudad, cuando se empezó a vislumbrar la posibilidad real de tal soterramiento, según publica hoy El País.

El proyecto, que abarcaba unos 4 kilómetros de vías bajo tierra, quedó aparcado hasta 2015, cuando se adjudicaron las obras para un tramo de unos 500 metros. La presión vecinal ha logrado ampliarlo hasta los 1.100 metros y arrancar un compromiso para el resto del proyecto, pero la credibilidad de las instituciones está bajo mínimos entre unos vecinos cansados de escuchar “promesas que nunca se cumplen”.

Estos antecedentes son importantes para entender por qué los vecinos se concentran cada tarde desde hace dos meses junto a las vías en el entorno del paso a nivel del barrio de Santiago el Mayor, incluso a pesar de que Adif inició el 15 de septiembre los trabajos de soterramiento, medio año antes de lo previsto. No confían en que la obra, que supondrá una inversión de unos 600 millones de euros, según los datos de Fomento, se vaya a concluir.

El presidente de la Plataforma Pro Soterramiento, Joaquín Contreras, justifica esa falta de confianza en varios motivos. El primero de ellos, la ausencia de proyectos redactados, licitados y adjudicados: actualmente solo está firmado el proyecto para los 1,1 kilómetros que separan Senda de Los Garres de la estación, unas obras adjudicadas a Aldesa en 2015 para solo 500 metros y ampliadas el pasado 3 de noviembre gracias a las presiones vecinales.

El resto del proyecto son meros compromisos: en septiembre, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, visitó Murcia tras varios días de protestas y anunció la licitación, en primavera de 2018 y en una sola fase, del soterramiento de la estación y el de las vías desde esta hasta el Carril de Los Miajas, en Barriomar. En fase de redacción y sin fecha de licitación prevista está el tramo final del convenio de 2006: una depresión de las vías desde Barriomar hasta Nonduermas.

Otro escollo insalvable para los vecinos es que la llegada del AVE será en superficie, en fase de pruebas en los primeros meses de 2018, transitando por una vía provisional hasta que acaben las obras (en marzo de 2020 la primera fase y en 2023 la segunda). La vía provisional pasará, en algunos casos, a poco más de un metro de viviendas y edificios y será preciso instalar pantallas acústicas, calificadas como “muros” por los vecinos, para paliar ruidos y vibraciones. Además, de acuerdo con la ley ferroviaria de 2015, la vía provisional no tendrá pasos a nivel y los vecinos temen quedarse aislados, a pesar de que se instalará una pasarela sobre las vías y un paso subterráneo en la zona.

Las protestas se han sucedido a diario desde el 12 de septiembre, cuando se celebró una multitudinaria manifestación. Dos días después, tras la visita del ministro, los manifestantes, que ocupaban las vías de manera pacífica, fueron desalojados por la fuerza por la policía, lo que generó un enorme aumento de la tensión. El 30 de septiembre, unos 50.000 vecinos salieron a la calle en defensa del soterramiento en la que ha sido la mayor manifestación en la capital murciana desde las celebradas en 2003 contra la guerra de Irak. Un mes más tarde, el 28 de octubre, unas 5.000 personas repitieron la protesta en Madrid.

Pero la reivindicación se ha visto empañada por actos vandálicos, de los que siempre se ha desvinculado la plataforma: hasta en cinco ocasiones se han atacado y prendido fuego a las máquinas que trabajaban en las obras. El más grave, el pasado 3 de octubre, cuando un centenar de encapuchados provocó importantes destrozos que obligaron a interrumpir el tráfico ferroviario durante cuatro días.

Tras ese episodio, el presidente de Adif, Juan Bravo, se desplazó a Murcia para anunciar el adelanto de las obras al 15 de noviembre con el ruego de que se deje trabajar a la concesionaria. Una buena noticia para la plataforma, pero no suficiente para parar sus reivindicaciones. Contreras dice que seguirán hasta lograr que el AVE no llegue en superficie. Su propuesta es que la alta velocidad se quede en Beniel, a unos 17 kilómetros de Murcia, hasta que el soterramiento esté concluido, pero ni Adif ni los Gobiernos central, autónomo y municipal contemplan esa opción.

Un abrigo para López Miras / Ángel Montiel *

"Niño, ven aquí que te ponga Vick VapoRub, que has pillado un torzón", me decía mi madre, en los años felices, cuando me escuchaba estornudar. E inmediatamente me aplicaba en el pecho una especie de crema pastosa de un olor medicinal intensísimo que se soportaba peor que el propio resfriado que venía a sanar. Así que para evitar ese pringue uno procuraba, en los días de frío, no salir a la calle a cuerpo, ya que irremediablemente se te pegaba el torzón.

Desconozco si se sigue elaborando el Vick VapoRub y si en el barrio de Lorca donde nació Fernando López Miras se le sigue llamando torzón al resfriado, como se le llamaba en mi zona, pero imagino al presidente durante estos días, después de su visita a Rajoy, empringado con ese mejunje y bien abrigado para que los continuos atchís de los que se proveyó en la Moncloa no lo desvíen del cumplimiento de su agenda.

El paseíto por los jardines de Moncloa, custodiados ambos presidentes por el otoño dorado instalado en la arboleda, quedó muy molón en la reproducción fotográfica que Rajoy subió a su twitter, tal es así que parecía un fotograma de Paseando a Miss Daisy o una ensoñación del proustiano camino de Swann. Pero, por Dios: quedaba claro a primera vista que los protagonistas del retrato iban desconjuntados. Rajoy aparecía enfundado en un entallado abrigo tres cuartos mientras López Miras apenas podía protegerse con el recurso de abotonarse el ojal central de su chaqueta. Desde Murcia, de donde el invierno huye con más espanto que Puigdemont de la Justicia, es difícil imaginar los efectos del helor madrileño a campo abierto, pero cuentan los que lo sufrieron in situ que el murciano terminó la visita con el cuerpo acartonado.

Da que pensar que cuando Rajoy se prestó a salir del edificio central para acompañar a López Miras hasta la sala de prensa se le presentara al punto, sin llamarla, una joven asistenta para ofrecerle el abrigo y, sin embargo, no tuviera tal deferencia con el visitante, quien salió a la calle expuesto a pillar un resfriado de libro. Al menos debiera haberse equipado con un tapabocas, que es como en Lorca se denomina a las bufandas, pero el término no habría sido adecuado si de lo que pretendía presumir después de la visita es precisamente de no haberse callado el listón de reivindicaciones.

En resumen, que el presidente murciano pasó frío en su primera visita a Moncloa. No es por ser agoreros, pero podríamos advertirle de que más frío va a pasar, y no precisamente del atmosférico, sino del metafórico, que en política es el peor. Esto, claro, si no espabila.


UNA DEMANDA INNECESARIA. Para empezar, fue un encuentro tardío, excusada la demora en que el Gobierno no ha tenido durante semanas más ojos que para Cataluña, lo cual es un pretexto de los que se aceptan o no se aceptan. Vale, aceptamos barco como animal de compañía, pero esperar más allá de los cien días a recibir a una nuevo presidente autonómico es una descortesía insoportable. No al presidente; a la Región que preside. Con Cataluña enloquecida o en calma, da lo mismo. A ver si va a resultar que Rajoy es de esos presidentes que, como Gerald Ford, no saben andar y masticar chicle al mismo tiempo.

Y si vamos al contenido de la entrevista, tampoco era para tanto hacerla esperar. Lo más resaltable es la novedad de que López Miras pidió a Rajoy que el Estado se garantice la gestión del agua en la reforma constitucional que pudiera venir para evitar que cada Comunidad la administre a sus anchas. Es algo que parece muy trascendente si no fuera porque esto es ya así: el agua es competencia estatal, como ha ratificado recientemente el Tribunal Constitucional, que ahora parece recuperar algún prestigio. 

Otra cosa es que el Estado, dirigido por el Gobierno del PP, haga a veces caso omiso a esa obligación. No hace tantos años, la propia secretaria general de ese partido, Cospedal, quiso birlar el Tajo con una reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha totalmente contradictoria con la letra y espíritu constitucionales. Sería tan sencillo como que se aplicaran a sí mismos lo que predican para otros: el cumplimiento de la Constitución. Más que plantear la reforma de ésta a efectos de la política hidrológica, lo que el presidente murciano debiera haber exigido a Rajoy es que éste haga cumplir la Carta Magna tal y como es ahora.

Aparte, cabe observar una cierta inoportunidad en esa demanda de reforma constitucional de López Miras, justo a renglón seguido de que Rajoy le haya dado largas en la comisión parlamentaria creada para estudiar esa posibilidad, y esto a pesar de que forma parte de su compromiso con el PSOE para que éste abriera la mano a la aplicación del 155 en Cataluña. La reforma constitucional se llevará a cabo, pero el PP intentará que se produzca a largo plazo, y el reparo para acometerla de inmediato será el típico «no es el momento», y el momento en que podría ser nunca llega. Y es que no se trata solo de urdir un acuerdo para el encaje de Cataluña en el Estado. 

En el debate de la reforma se van a colar asuntos verdaderamente exigibles para el actual sistema como la liquidación de la ley sálica implícita en la Constitución acerca de la sucesión en la monarquía, y por esta rendija se va a colar la siempre contenida polémica sobre la forma de Estado y las demandas republicanas. Felipe VI ha tenido la suerte de que de su matrimonio no haya nacido algún varón tras la venida al mundo de su primogénita, pues de otra manera ese debate se habría adelantado y probablemente habría resultado difícil para la monarquía.

En fin, que hablar de reforma constitucional, aunque sea para introducir matices acerca de derechos que ya están formalmente garantizados, es una actitud temeraria si se plantea desde Murcia y por un presidente recién llegado que todavía no ha pasado por las urnas. Una quimera, en definitiva.

Lo relevante es que este retorno a la cuestión agua como asunto prioritario de la agenda regional, si bien está basado en las circunstancias del momento y por el temor de que esa bandera la enarbolen otros competidores electorales directos, pone en evidencia antes que nada que la gestión de veinte años con ese sonsonete ha resultado infructífera. 

En boca del PP, las apelaciones a la política hidrológica aparecen ya gastadas y revelan impotencia a pesar de haber tenido todo el poder (cuando digo todo, digo todo) en sus manos durante tantos años. El capítulo agua en la voz del PP, digo, suena a castaña falluta, y de esto se han percatado los distintos representantes del sector. Estirar lo relativo al agua como cuestión central es un volver a empezar y un quiero y no puedo mientras otras áreas de interés para otros ámbitos sociales aparecen aplazadas o descuidadas. 

La voz del PP se ha ahogado en el agua, y esto ya no tiene remedio. No es creíble ni siquiera cuando se trata de aportar soluciones de urgencia. Acabar tirando del sinclinal no es precisamente un recurso imaginativo.

OCHO DIPUTADOS MURCIANOS. La suerte para el PP murciano y para el propio López Miras es que, sobre el papel, ese partido no está ya en disposición de dejar ningún cabo a su suerte. La Región de Murcia aporta diez diputados al Congreso, que no son pocos si miramos los que concursan en cada una de las otras circunscripciones. Hace unos años, cuando el PP obtenía ocho de los diez en un periquete, en ese partido pensaban que Murcia se valía por sí sola a efectos electorales, a pesar de las promesas incumplidas, lo exigüo de las inversiones estatales, la penosa financiación y los niveles de corrupción. 

Pero esta máquina ya ha dejado de funcionar con la excelencia que requiere la nueva situación política de fragmentación electoral y las consecuencias del desgaste después de que la crisis económica acabara desvelando tanto las incapacidades políticas como los aprovechamientos personales a cuenta de la extraordinaria confianza pública depositada en esas siglas.

Ahora es el PP el que pierde agua por todos lados, y Murcia, sus ocho añorados diputados, le son imprescindibles en el contexto nacional. Esa es la verdadera clave del asunto. La palanca que puede hacer volver la mirada del Gobierno central hacia esta Región y favorecer, de paso, la posición política de López Miras. Es la cuestión que subyace bajo el recitado de los temarios reivindicativos. Ahí reside la esperanza del presidente murciano de que le den abrigo desde Moncloa. Porque Murcia ya no rueda sola para sostener el granero del PP. Si al Gobierno regional no le echan una mano bien visible, si no lo dejan a la intemperie y sin abrigo ante los vientos fríos que vienen, a López Miras y a los suyos no les bastará con el Vick VapoRub para curarse de algo mucho más fuerte que un simple resfriado político.

Bernabé: el Estado es él

No decepciona, según lo previsto. El nombramiento de Francisco Bernabé como delegado del Gobierno volverá a traer titulares de gloria a esta Región. Ayer corría por las redes sociales el panel (...), donde figura un segmento equivalente de los respectivos perfiles en Twitter de las diferentes delegaciones del Gobierno en las Comunidades autónomas. En todos ellos aparece, a la izquierda de la pantalla, un círculo para identificar gráficamente el perfil de la cuenta, que coincide en ser el escudo nacional; en todos, menos en uno, el de Murcia, donde el escudo desaparece para ser sustituido por la sonriente imagen de Bernabé, más que un hombre de Estado, el Hombre Estado. Tal vez haya entendido que debe ser así para que resulte evidente que su nombramiento es un ´refuerzo político´. O un escudo él mismo. 

Tampoco pasan desapercibidas esas sobreactuadas expresiones de ayer ante la oleada de pateras con inmigrantes que arribaron a nuestro litoral, lo que según él supone «un ataque coordinado e inaceptable», para añadir que «seguiremos al pie del cañón defendiendo nuestras fronteras». Pocas dudas pueden caber de que tal avalancha no es casual y que debe haber alguien en algún punto al otro lado que empuja las pateras en esta dirección, pero ese lenguaje grandilocuente copiado de la jerga militar es poco frecuente en quienes presumen de habilidad política.

Lo positivo a estos efectos, si hubiera algo dentro de este drama de las pateras, es que Bernabé tiene tajo real en la tarea propiamente asignada a su responsabilidad, y del resultado de como la ejerza se deducirán las cualidades políticas que hasta ahora no han emergido en sus anteriores dedicaciones. Es decir, tendrá que trabajar con sensatez y delicadeza en vez de andar por ahí floreando.

 
(*) Columnista


http://www.laopiniondemurcia.es/opinion/2017/11/19/abrigo-lopez-miras/876440.html

La Plataforma y nadie más / Joaquín García Cruz *

El soterramiento del ferrocarril en Murcia no es solo la inversión en obra pública más cuantiosa de la Región (600 millones de euros). Es también el asunto que ha originado la mayor polémica social de los últimos años. Después de una eternidad reclamando a la sordina el enterramiento de las vías, la Plataforma dirigida por Joaquín Contreras no solo ha conseguido hacerse oír, dentro y fuera de Murcia, sino que ha empujado a la Administración a agilizar los trabajos, a darles respaldo presupuestario y a modificar el proyecto técnico hasta ajustarlo a sus exigencias. No recuerdo otra movilización social tan exitosa como esta, capaz de congregar un sábado a 50.000 manifestantes y de pasear su llama por las calles de Murcia durante más de 60 noches seguidas.

Es innegable que la Plataforma Pro Soterramiento vive los quince minutos de fama a los que Andy Warhol se refería en una de sus frases de camiseta. Pero la celebridad del movimiento vecinal corre en paralelo a la inquietud de amplias capas de la sociedad de Murcia, que se está mostrando en esto como una sociedad silenciosa, al igual que una buena parte de Cataluña fue durante la efusión separatista una sociedad silenciada. La obstinación en oponerse a que el AVE entre por una vía provisional en superficie mientras se realiza el soterramiento –pese a que el agujero está ya a punto de cavarse– suscita en mucha gente el temor a que la beligerancia persistente de la Plataforma acabe también por frenar el AVE en tanto no venga soterrado, lo que obligaría a esperar varios años más para viajar a Madrid en menos de cuatro horas. 

Ningún colectivo cohesionado, influyente, reconocible y libre de sospecha política ha salido del caparazón para darle o quitarle razones a la Plataforma, circunstancia que ha llevado al alcalde Ballesta a echar en falta en algunos de sus discursos una sociedad civil que actúe de contrapeso al colectivo de los barrios del sur. Pero el alcalde no ha bajado de un OVNI, y sabe bien que sería una quimera esperar que la sociedad civil interrumpa su letargo para manifestarse masivamente a favor o en contra. No lo hará, porque la sociedad civil no existe. 

Patronales del turismo y la hostelería y la Unión de Federaciones Deportivas abandonaron por un momento el espacio de confort en el que habitan para suscribir el manifiesto ‘Soterramiento. Esta vez, sí’, de la Federación de Asociaciones Vecinales de Murcia (FAVMurcia), un documento que, en síntesis, exige también el enterramiento de las vías, pero que a la vez plantea –y en esto disiente de la Plataforma– que el AVE llegue cuanto antes por la vía provisional que Adif ha previsto. 

Y en la misma dirección se han movido igualmente la práctica totalidad de las organizaciones empresariales y un buen grupo de colegios profesionales. Ahora bien, todas estas entidades se articulan en torno a la defensa de intereses gremiales o corporativistas, razón por la cual en ningún caso puede decirse que representen a una masa crítica que pudiera identificarse con el concepto comúnmente aceptado de sociedad civil o que, cuando menos, se aproxime al significado de un hermoso vocablo árabe utilizado en la huerta, ‘jaricar’, que la asociación Jarique hace suyo en su objetivo de reforzar la identidad cultural del ‘País Murciano’, y que viene a describir la unión de hilas de agua por un mismo canal para regar mejor las tierras de todos. 

Lejos de tan bucólico propósito de unidad de acción, resulta que algunas de las entidades que han respaldado o censurado el proyecto del soterramiento se hallan entreveradas por los partidos políticos, de tal suerte que sus pronunciamientos nacen contaminados. 

La federación vecinal FAVMurcia está presidida por un ex director general del PP, lo que hace difícil acreditar la sinceridad de su posicionamiento; y lo mismo sucede, del otro lado, con la Federación de Asociaciones Vecinales de Barrios y Pedanías, volcada sin ambages en favor de la Plataforma, pero que cuenta en su directiva con un exconcejal del PSOE. ¿A cuál de estas federaciones secundar, desde la no militancia y la buena fe ciudadana? ¿A qué organización de defensa de los consumidores apuntarse si algunas de ellas se disputan en los tribunales las magras subvenciones públicas de las que depende su subsistencia?

¿Dónde están las universidades públicas? 

¿Y dónde los intelectuales?

¿De qué sociedad civil hablamos en una región pequeña en la que todo el mundo se conoce y nadie quiere pisar callos? ¿Quién queda por ahí capaz de poner voz a las inquietudes sociales de naturaleza transversal? ¿Cuándo se ha visto a la sociedad entera movilizarse frente a la destrucción dolosa del Mar Menor, descontado el loable esfuerzo de una pequeña plataforma que realiza una labor impagable para salvar la laguna de la asfixia? ¿Dónde están las universidades públicas, y dónde los intelectuales, cuando, por ejemplo, se destapan desviaciones del poder? 

La mayoría de los grupos sociales surgidos en Murcia con vocación aglutinadora mueren prematuramente o viven en estado de hibernación, sin divulgar opiniones comunales capaces de avivar un espíritu crítico y propiciar, llegado el caso, una reacción social audible y útil como la que ha logrado galvanizar la Plataforma Pro Soterramiento. El veterano Foro Ciudadano, situado a la izquierda política, está en proceso de recomposición, y el último de sus habituales informes sobre ‘El otro estado de la Región’ data de 2014. Seniors Clubs sufrió una desbandada general al saberse que su presidente encaminaba sus pasos personales hacia un partido en ciernes. 

La heterogeneidad de Pluralia, que sobre el papel era el más prometedor de los grupos emergentes, le dificulta mojarse en asuntos conflictivos, así que se limita a elaborar sesudos informes para vestir estanterías. ‘Los espectadores’, un equipo de corte moderado compuesto por 16 jubilados que en su día fueron influyentes en sus respectivos ámbitos profesionales, constituye hoy lo más parecido a un ‘lobby’ en la escena regional. Desde hace cuatro años, publica cada sábado en ‘La Verdad’ un artículo pegado a la actualidad, el último de ellos, ayer, precisamente para defender el soterramiento y la llegada provisional del AVE.

Hay más grupos que podrían contribuir a despertar conciencias y evitar que Murcia caiga en la anomia social, pero admitamos que la mayoría de ellos están infiltrados por intereses partidistas y que otros solo despiertan de la siesta al toque de cornetín. Tal es el panorama en Murcia, donde la Plataforma de Joaquín Contreras se yergue, triunfante, en solitario. Y sin nadie que le tosa, so pena de arriesgarse a verse asaeteado en las redes sociales. 


(*) Columnista



20-N, 42 años Franco… ¿Ha muerto? / Floren Dimas *

Se ha podido desmontar en su mayor parte el andamiaje administrativo y jurídico del franquismo, pero se han conservado intactos -con los tuneados democráticos correspondientes-, los esquemas económicos y en buena parte, los sociales, construyendo un soporte argumental que ha permitido sobrenadar en amplios sectores de la población, desde diferentes pero no antagónicas percepciones, la idea de que Franco y su régimen merecen una benevolente crítica histórica, apoyada sobretodo en una carpeta de tópicos fuertemente instalados en la conciencia colectiva, en las casi tres generaciones siguientes al final de la guerra civil.

Mientras Hitler y el régimen nacional-socialista, o Mussolini y el fascismo, han merecido la condena pública, jurídica, académica, cultural, social e institucional, no solo en Alemania e Italia, sino en toda la Europa occidental, en España se admite con la mayor naturalidad el debate sobre si Franco fue bueno o fue malo. ¿Cómo ha sido ello posible?

La patrimonialización por el régimen franquista de conquistas sociales promovidas en su inicio por la II República, como la seguridad social, la pagas extraordinarias, las viviendas sociales, las pensiones, las grandes obras públicas o la reforma agraria, proyectos abortados por el golpe militar fascista de 1936, forma parte ya del marchamo franquista soldado a soplete en el pensamiento colectivo, a golpe de décadas de propaganda difundida por todas las vías transversales imaginables, cuya exitosa implantación ha calado no solo entre las élites beneficiadas particularmente por aquel régimen (las oligarquías económico-financieras, las Fuerzas Armadas o la Iglesia Católica) sino entre una extensa clase media urbana y agraria, que al paso de los años y con el concurso del potente aparato publicitario del régimen, ha ido decantando el recuerdo de los pasajes más oscuros del franquismo, olvidando interesadamente la conculcación de las libertades, la represión, el miedo, el hambre, la emigración, la injusticia social, la corrupción y el nepotismo.

Las razones de esta condescendencia, además de lo anteriormente considerado, debemos buscarlas en un hecho incuestionable, que ha marcado de forma determinante la sociología de los españoles: la impunidad del régimen franquista. Una impunidad jurídica sellada por la Ley de Amnistía de 1977, similar a las de “punto final” y “obediencia debida” recientemente anuladas en Argentina, Chile, Urugüay, Perú y otros países latinoamericanos, víctimas de golpes de estado del mismo signo ultraconservador. 

Una impunidad que ha trascendido a la sociedad española, a lo largo de los setenta y ocho años transcurridos desde el 18 de julio de 1936, y los cuarenta y dos, desde la extinción del dictador en 1975, consiguiendo colocar de forma muchas veces inconsciente, la convicción de que puede salir gratis promover un acto de rebelión armada contra un régimen legal y legítimamente constituido (la República), el desencadenamiento de una guerra y su costo en vidas y destrucciones, así como cuatro décadas de terrorismo de estado y de privación de justicia y de libertades.

Nada esto sucedió tras el hundimiento del nazi-fascismo tras su derrota militar y la forma dantesca en que acabaron sus vidas el Führer y el Duce, los procesos contra los dirigentes por sus crímenes contra la humanidad, la ilegalización las leyes represivas y sus sentencias, y las operaciones de desnazificación y desfasticización social llevadas a cabo en la posguerra.

El resultado de las políticas activas para restaurar la conciencia democrática en las naciones dominadas por el totalitarismo, trajo como consecuencia la condena social de lo que el nazi- fascismo significó para sus países, y sirvió para asentar la convicción de que, tarde o temprano, delitos de tanta gravedad no quedarían impunes. Al propio tiempo, la memoria de los que combatieron en los frentes de batalla o en la clandestinidad contra la opresión, pasó a ser un legado de ejemplaridad y heroísmo, que puede constarse por proximidad, a la concesión por Francia a los guerrilleros españoles de su máxima condecoración, la Legión de Honor, o la titularidad de una plaza pública, como lo ha sido “Le jardín des combattants de La Nueve” en Paris, en el aniversario de su liberación.

La etapa de la “la Transición”, no fue otra cosa que un cambalache vergonzoso, impuesto a la izquierda emergente por el aparato franquismo sobreviviente, con el soporte amenazador de un ejército dispuesto a prolongar el statu quo con un “franquismo sin Franco”, con la colaboración necesaria de un PSOE made in Germany-USA, y de un PCE carrillista que no tuvo reparos en abrazar como suya la bandera franquista. Los Pactos de la Moncloa y la Ley de Amnistía, terminaron por levantar un muro de silencio y de olvido sobre las causas de la guerra civil y sus consecuencias, presentando como cosa natural que acreditados criminales desarrollas en una vida aparentemente respetable, encaramados en cargos y puestos de relevancia social y económica, como si aquí no hubiera pasado nada.

El pasado 20 de julio, tuvo lugar en el patio del Ministerio de Defensa alemán, lugar en donde fueron ejecutados, el acto tradicional de homenaje al coronel Carl von Sataufenberg y demás víctimas de la represión tras el atentado contra Hitler. Darse una vuelta por el Museo de Historia de Berlín o simplemente deambular por sus calles, nos permite visualizar grandes y pequeñas referencias que recuerdan al Holocausto, a las víctimas del nacional-socialismo, y a la actuación de los resistentes. Desde los cientos de “stopelsteiner” (brillantes chapas de bronce insertadas en el mismo lugar en donde las víctimas fueron detenidas), hasta las placas, monumentos y estatuas que invitan a no olvidar lo que el nazismo representó. A través del mundo educativo, de las instituciones e incluso desde los ámbitos políticos, ¡e incluso religiosos!, se ha creado una conciencia colectiva de respeto hacia las víctimas y de condena y desprecio, hacia quiénes sumieron al país y a Europa en la noche más negra de sus historia.

El franquismo sociológico es una realidad preocupante, un síntoma de la falta de cultura democrática de un país en el que el franquismo, sus leyes, tribunales y sentencias represoras, son jurídicamente legales. Éticamente no es de fiar un país que eleva a la categoría de Monumento Nacional el Valle de los Caídos, que permite la existencia de la Fundación Nacional Francisco Franco, y que mantiene -con cargo a los presupuestos generales del Estado- una arquitectura publicitaria pro-franquista como es la COPE, Intereconomía, La 13, editoriales y partidos políticos inequívocamente totalitarios como Falange Española, y una monarquía que, a diferencia de la mayoría de las europeas de los años 40 que combatieron al nazi- fascismo, se puso a las órdenes de Franco durante la guerra civil, y se postuló como continuador de su régimen en la figura de Juan Carlos I, como rey designado por éste.

Un país que no reconoce a sus nacionales asesinados en los campos de exterminio nazis, pero cuyo ministro de Asuntos Exteriores, García-Margallo, tras anunciar públicamente ante el Memorial español de Mauthausen en 2015- que su gobierno lo haría, una semana más tarde votaría negativamente sin que se le cayese al suelo su cara de hormigón armado.

La izquierda parlamentaria española, salvo alguna puntual excepción, ha sido cómplice de la impunidad con su silencio, cuando no con leyes subsidiarias de la de amnistía de 1977, como es la de la Memoria Histórica, que sin condenar jurídicamente el franquismo, ni declarar ilegales las sentencia represivas, deja transcurrir cuarenta y dos años sin Franco, tolerando la humillación de las víctimas, la ofensa institucional a la legalidad histórica de la República sin promueve políticas activas de Memoria, de Verdad, de Justicia y Reparación, a través de las cuales pudiera comenzarse a desmontar aquel andamiaje sociológico franquista del que hablábamos al principio.

Si el franquismo es legal –la reciente ley de anulación de sentencias no lo cuestiona- ¿Cómo queremos que en el año 2017 no se considere como la cosa más natural del mundo debatir públicamente sobre si Franco fue bueno o fue malo?.



(*) Miembro de la Directiva de ANEMOI (Militares demócratas españoles) y de ACMYR (Asociación Civil Milicia y República). Oficial de Aviación (RTD).

Soraya y sus dos grandes peones en el periodismo canalla / Jesús Cacho *

Ha caído un símbolo. Se ha cerrado otro capítulo de la historia de la Transición, una época que, más o menos, ha durado 40 años, los que van de la muerte en la cama del general Franco hasta la abdicación de Juan Carlos I. La mayoría de los protagonistas del periodo, gente que dejó su sello en la política, en la economía, en las finanzas, en la comunicación, han pasado ya a mejor vida, sea porque han fallecido (Adolfo Suárez, Jesús Polanco, Emilio Botín) o porque, jubilados, se dedican ahora a ver las tardes pasar al sol del otoño (Felipe, Aznar, Alierta y algún otro). Son contados los testigos de aquella época que siguen con mando en plaza. Tal vez Mariano Rajoy sea uno de los últimos de Filipinas. Juan Luis Cebrián, otro de los indiscutibles protagonistas de la Transición, acaba de echar el cierre. Se ha ido. Mejor dicho, lo han echado los accionistas del grupo Prisa, haciendo bueno aquello de que quien a hierro mata a hierro muere. Se cierra una etapa de la Historia de España, sin que lo que ha de venir, lo que debe nacer, el futuro que está por llegar, acabe de hacerse presente en medio de las convulsiones de un parto cuyos dolores encarna como nadie la tragedia de Cataluña.         

Supongo que muchos -tan sobrado de enemigos anda el muchacho- juzgarán una exageración fuera de lugar calificarle de “protagonista indiscutible de la Transición”, pero a un servidor le parece una evidencia incuestionable, para bien y para mal. Para bien, como alma mater de 'El País', el hasta hace poco indiscutible líder de la prensa escrita española, una realidad que algún mérito debe llevar aparejada. Para mal, porque el diario de Prisa ha sido el mayor dispensador de ideología habido en España desde el final de la dictadura. Ideología “progre”, como se decía antes, ideología sectaria, ideología cainita, de buenos y malos, de izquierdas y derechas, siempre abrevando en la fuente de las dos Españas prestas al garrotazo, reñida con todo atisbo de liberalismo, y en permanente y estrecha comunión con el Partido Socialista. ¡Cuán distinta sería hoy la sociedad española si El País y el grupo Prisa, con su capacidad de influencia, que la tuvieron, hubieran apostado a fondo por la materialización de una España abierta e integradora, no sectaria, hermanada con la democracia parlamentaria a la que decían representar!

Hubiera sido, bien cierto, pedir peras al olmo, porque estamos hablando de uno de los tipos más sectarios que ha producido este país en las últimas décadas. Cebrián, tan moderno él, tan elegante, tan demócrata, tan fisno, es un producto típico de la España franquista, un eximio representante de esos valores que conforman la urdimbre de ese establishment que, las raíces firmemente asentadas en el franquismo, echó arboladura de fama y dinero con la democracia. Esos españoles que hicieron de la libertad un negocio. Poder y dinero. Soberbia y cobardía. La cobardía ha sido quizá la herencia más envenenada del franquismo. La cobardía y el miedo a expresarse en libertad, el miedo a hablar de frente y mirando a los ojos, a dar la cara, a honrar “la dignidad de la andadura vertical y del paso erguido del hombre” de que hablaba Ernst Bloch, cualidades todas que nacen de un escrupuloso cumplimiento de la Ley. Regalo del franquismo fue que, muerto Franco, el poder en España se haya seguido ejerciendo en la sombra, en la penumbra de los cenáculos, en las influencias, en el hoy por ti mañana por mí, a través del conseguidor de turno, mediante la corruptela perpetua. Una España cuyo mejor embajador ha sido y es Cebrián. 

Una anécdota ocurrida este miércoles, con motivo de la Junta  General Extraordinaria de Prisaque lo descabalgó, pone de nuevo en evidencia esa forma de operar del fanfarrón amamantado en la filosofía del Gobernador Civil franquista, del prepotente convencido de que nada ni nadie puede oponerse a sus caprichos, nadie le puede negar nada a quien, con permiso del rey Juan Carlos y de Suárez, trajo la democracia a España, nos regaló la libertad, nos hizo libres y felices, que a él se lo debemos todo. Y no es que lo diga: es que lo cree. A las 10,30 de la mañana le anuncian que va a ser cesado como presidente ejecutivo y ante testigos varios, en pleno arrebato, exclama indignado que “ahora mismo me voy a ver al Rey…” Y desaparece durante una hora, tiempo que algunos sospechan despachó en el bar más cercano, sin que su plenipotenciario protector, se supone que Emérito, diera señales de vida. Pero es que también esta semana, cuando el accionariado en bloque le hace saber que su sucesor en la presidencia va a ser Manuel Polanco, hijo del fundador, corre a Moncloa y se planta en el despacho de Mariano Rajoy (Soraya, su eficaz rompeolas, en discreto mutis por el foro), y que cómo le van a hacer eso a él después de haber puesto su periódico al servicio del Partido Popular, que eso no puede ser…

Duro y rocoso, además de un gran cínico

A Cebrián nunca le ha gustado dar la cara porque nunca ha tenido necesidad de hacerlo. Ha dispuesto de tanto poder que no ha necesitado arriesgar. Le bastaba con figurar en la mancheta de 'El País' como director, primero, y como mandamás, después, para infundir un pánico casi general entre el stablishment patrio sin tener siquiera que forzar el gesto. Era el “cañón Bertha” del que presumía Jesús Polanco. Mucho más inteligente que el fundador (“no le hagas caso a Jesús, que es un frívolo al que solo interesan las relaciones sociales”, decía un día a un amigo a las puertas del Ritz, en los tiempos en que don Jesús bebía los vientos por la Barreiros), Juan Luis es un tipo duro y rocoso, además de un gran cínico, a quien, la pura verdad, los accionistas no han conseguido aún desalojar de Prisa. Bastaba amagar con un editorial en 'El País' para que el Villalonga de turno y el imperio Telefónica se lo hicieran por la pata abajo. Semejante capacidad de influencia sería difícil de entender sin reparar en la condición del grupo como portaestandarte ideológico del PSOE en el poder durante más de 13 años, con Felipe González al frente, con Rubalcaba siempre, incluso con el problemático Zapatero después.   

Si a don Jesús le atraían los devaneos con la alta sociedad, a Cebrián solo le han interesado poder y dinero. Un tipo dispuesto a matar por el poder y el dinero, en perfecta comunión con los valores de las élites que gobernaron la Transición, nuestros pequeños “amos del universo”, gente extasiada ante el milagro de los panes y los peces del boom inmobiliario y la burbuja financiera. Tal fue la identificación de Cebrián con su época que fue capaz, mimetismo casi místico, de endeudar a Prisa en más de 5.200 millones, una enormidad imposible de devolver en cualquier circunstancia, que condenaba al grupo de forma inmisericorde a la quiebra. Sólo a este prepotente engreído se le pudo ocurrir una operación tan desastrosa, además de innecesaria, como la salida a Bolsa de Sogecable. El aguerrido periodista, el ejecutivo agresivo, el intelectual orgánico, creyó que valía para todo, para un roto y para un descosido, para convertir 'El País' en el primer diario español y para competir con el más aguerrido lobo de Wall Street. Y siempre con la misma fórmula: con su capacidad de intimidación ante las cobardes élites empresariales hispanas.

A lo que no renunció pese a la quiebra de Prisa fue a hacerse rico. Poder y dinero. En el ejercicio 2011, en pleno valle de la crisis, fue capaz de adjudicarse unos emolumentos de 13,6 millones mientras el grupo perdía 451, convirtiéndose en el ejecutivo mejor pagado de España, solo por detrás de Pablo Isla (Inditex). Pero donde el genio del personaje salió a relucir en todo su esplendor fue en la espectacular voltereta ideológica protagonizada por Prisa a partir de la victoria electoral del PP en diciembre de 2011. Amenazado por la liquidación del grupo y su venta por piezas, Cebrián comprendió que solo podía salvarle un cambio de caballo en plena carrera, pasando del famélico rucio que ya entonces era el PSOE a las albardas llenas de votos de un PP y, en particular, de una vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, a la que supo camelarse hasta convertirla en su principal punto de apoyo en estos últimos y tormentosos años. Fue ella quien muñó la conversión en capital de una parte de la deuda que Prisa arrastraba con Santander, Caixabank y Telefónica. Y ha sido ella quien le ha sostenido frente los embates crecientes de un accionariado convencido de que él es el cáncer que hay que extirpar si quieren salvar algo del naufragio del grupo.

En perfecto do ut des, Prisa ha sido el palo mayor al que la vicepresidenta se ha aferrado a la hora de cuidar una agenda personal orientada a sustituir a Mariano en la presidencia del Gobierno. El de mesana ha sido AtresMedia. Hoy la vice ha perdido, o está en trance, dos de sus grandes apoyos en este mundo del periodismo canalla: Cebrián y Mauricio Casals. ¿Y qué le ha dado Juan Luis al PP a cambio de su ayuda para seguir en el machito? ¿Cómo ha pagado el editor los favores de la reina Soraya? Con un espectacular golpe de timón en la guerra que el Estado sostiene contra el golpe protagonizado por el separatismo catalán, ello después de años de haber alimentado el monstruo del pujolismo con lisonjas y negocios mil, que el business ha sido la estrella polar de estos patriotas movidos siempre por el olor del dinero. Es de justicia, sin embargo, reconocer que la firmeza de la línea editorial mostrada por Antonio Caño, director de El País, ha resultado decisiva en el fracaso de la intentona golpista, no tanto por el apoyo a las tesis de Mariano, cuanto por mantener firmemente embridado, en línea con la defensa de la Constitución, a ese caballo loco que es el PSOE.

Las maniobras del gran sectario

Al final, hasta los hijos de Jesús Polanco han terminado por rebelarse contra el pretendido gestor que ha sido capaz de llevar a la ruina a uno de esos imperios que parecían llamados a la eternidad. La cadutta degli dei. Y ha tenido que ser un curioso inversor armenio, de apellido Oughourlian (Amber Capital), dueño del 20% de Prisa y de un perfecto castellano, quien haya venido a decirle a Cebrián lo que jamás nunca nadie se atrevió a decirle en España. Las maniobras de este gran sectario para dar esquinazo al accionariado, tan bien contadas aquí por Rubén Arranz, darían, ciertamente, para un Quijote. Siempre con la misma estrategia: colocar como consejero delegado a un hombre de paja susceptible de ser manejado en la sombra a su antojo. Varios –Luis Velo, Javier Monzón, Jaime Carvajal (“Pues papá me dice que lo acepte”), Cristina Garmendia- han sido algunos de los triturados por este devorador de famas, eximio representante del régimen de la Transición que muere. Su último intento consistió en proponer para el cargo a Gregorio Marañón, su eterno mozo de estoques.

No está claro, con todo, que vaya a marcharse. Sí lo están, desde luego, los 6 millones que se meterá en el bolsillo el día que definitivamente se jubile, y está por ver qué pasa con los 1,9 que se ha adjudicado en caso de que llegue a buen puerto la ampliación de capital que por importe de 450 millones la Junta de Accionistas aprobó el miércoles. Todo con el permiso de Ana Patricia Botín, que el Santander es ahora el auténtico power broker en Prisa, además de financiador de la familia Polanco, y de algunos más, en la referida ampliación. El 1 de enero abandonará finalmente la línea ejecutiva, pero Juan Luis, el literato de la prosa atormentada, el político frustrado, el falso ejecutivo y el cianuro del periodismo, se ha buscado la presidencia de una neonata Fundación Prisa desde la que seguir mangoneando para prolongar la agonía del Régimen y la del propio grupo, haciendo realidad aquello de que plus ça change, plus c'est la même chose. Hace falta, empero, que los accionistas se lo consientan.


(*) Columnista


¿Se lo han cargado? / José Alfonso Hernando *

La profecía del laurel recuerda algo místico.
La realidad es simplemente envenenamiento.
El resultado, Fiscal General muerto.




El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, falleció el sábado en Buenos Aires de forma inesperada a los 66 años tras ser ingresado en una clínica de la capital argentina por una infección, informó el Gobierno español.

Sospecho que los satanistas han asesinado en Buenos Aires al Fiscal General del Estado de España, mediante veneno sin rastro o vudú, en venganza por haber encarcelado a los miembros del anterior gobierno de Cataluña. Su muerte ha sido demasiado rápida y fulminante para que parezca natural.

Yo lo conocía de vista porque vivía en el mismo barrio que yo en Madrid en los años setenta. Mi más sentido pésame a sus familiares y al Gobierno, y pido a Dios que paguen los culpables si ha sido un asesinato.

Otros satanistas hicieron lo mismo con Rita Barberá para que no hablara y con otros muchos testigos molestos de la corrupción política que han ido cayendo uno tras otro de modo fulminante.

También hicieron lo mismo con el doctor Jiménez del Oso por querer investigar los gigantes escondidos dentro de rocas junto con Alberto Canosa. Y también se cargaron al catalán Andreas Fáber Kaiser, director de Mundo Desconocido, porque sabía demasiado sobre los sacrificios de niños en Montserrat a la diosa negra cananea.

No podemos callarnos porque el único arma que tenemos es nuestra palabra. Tengo fe en que algún día se hará justicia por la promesa que hizo nuestro Libertador: “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados”.



(*) Tecnólogo y autor del ensayo "Teoría del todo ifotónica".