lunes, 23 de julio de 2018

Zaplana pide salir de prisión tras un informe que le atribuye un riesgo de morir del 100%

MADRID.- Los abogados del exministro del PP Eduardo Zaplana, en prisión provisional comunicada y sin fianza desde el pasado 24 de mayo, han presentado ante el juzgado un informe médico en el que se denuncia el mal estado de salud del político, que fue diagnosticado con leucemia en 2015. 

La carta, a la que ha tenido acceso El Confidencial y que está firmada por el oncólogo Guillermo García-Manero, de la prestigiosa clínica Anderson de Houston, asegura que el riesgo de complicaciones médicas en el caso del exministro es muy alto en una enfermedad cuya tasa de mortalidad es "cercana al 100%". 
Por eso, pide su salida de prisión asegurando que "no reúne las condiciones necesarias para garantizar" la salud del paciente cuya vida, explica, está "en grave riesgo".
A Zaplana, de 62 años, le diagnosticaron leucemia en 2015 y, tras someterse a un trasplante de médula, lleva tres años recibiendo tratamiento en el Hospital Universitario y Politécnico de La Fe
Desde que ingresó en la cárcel de Picassent a finales de mayo, las autoridades penitenciarias han tenido que trasladarle en varias ocasiones a dicho centro por problemas de salud, la primera de ellas tan solo 24 horas después de entrar en la cárcel. 
Ante estas complicaciones, el Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia pidió en junio un informe médico forense al Instituto de Medicina Legal, cuyos profesionales advirtieron entonces del posible deterioro del síndrome mielodisplásico que padece y que es "un tipo muy complejo de leucemia para el que no existe cura".
Es en este deterioro en el que se basa la petición del doctor García-Manero. "En mayo de 2015 tuve la oportunidad de evaluar a Eduardo Zaplana en nuestro centro de Houston", relata la misiva que ya obra en manos de la justicia, y "como médico especializado en el tratamiento del síndrome mielodisplásico, puedo asegurar que la fase actual del paciente es compleja". 
Una fase del tratamiento que, pese a haber encontrado un trasplante de médula, supone un "altísimo riesgo de recaída, complicaciones infecciosas y de enfermedad del injerto contra el huésped". 
"Si el paciente recae, la tasa de mortalidad es cercana al 100%", sentencia el oncólogo.
Además, Zaplana "depende de los controles y tratamientos" que recibe en el hospital valenciano que sigue su caso. "Es imposible que un paciente de estas características pueda abandonar el control de su médico", dice García-Manero.
Basándose en su delicado estado de salud, los abogados del expresidente valenciano han pedido desde el primer momento su libertad condicional o la prisión atenuada, que equivale al arresto domiciliario, pero tanto la Fiscalía Anticorrupción como la jueza han rechazado estos recursos porque consideran que existe un riesgo de fuga y de destrucción de pruebas. Asimismo, el pasado 11 de julio la propia Audiencia Provincial de Valencia negaba por segunda vez esta petición de los abogados, confirmando así la decisión del Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia. El expresidente valenciano confía en que este nuevo informe médico sea suficiente para que la jueza cambie de opinión.
Aparte del informe del oncólogo, la defensa de Zaplana también ha aportado otros informes de especialistas con la intención de demostrar que la permanencia en prisión del exministro está afectando a su salud. 
Entre los firmantes hay dermatólogos, podólogos, otorrinos e incluso dentistas que explican que Zaplana, por culpa de un brote de EICH, tiene bultos en las manos, papilomas, manchas en brazos, cara y cuerpo, sangrado de encías y hongos en la faringe y la garganta.
Unas complicaciones que pueden ser derivadas del trasplante de médula ósea o de su estancia en prisión y que, según los especialistas, requieren atención mensual.

1 comentario:

Unknown dijo...

Ésto es a todas luces una injusticia. Riesgo de fuga??, "como se fuge para siempre de ésta vida", el fiscal y la Jueza, serán responsables!!!!. Con todos los informes médicos de que disponen, no es humano dejarlo en la cárcel, y argumentar, "por riesgo de fuga". Otros, por mucho más, siguen en la,calle. Qué vergüenza!!!!. el Tribunal Superior de Justicia, tendría que actuar al respecto de forma urgente y sin dilaciones. Suplico y ruego al Fiscal y a la Jueza que sean humanos, y piensen unos segundos, si lo que están haciendo es humano o inhumano!!!.