lunes, 29 de abril de 2019

Debacle histórica del PP / Alberto Aguirre de Cárcer *

Descalabro sin paliativos del PP. Por primera vez en 28 años, el PSOE gana unas elecciones en la Región de Murcia. Tiempo habrá de analizar los resultados, pero a vuela pluma se vislumbran múltiples causas. Tradicionalmente lastrados por su incapacidad para movilizar al electorado de izquierdas, los socialistas murcianos salieron triunfantes alentando el temor real a un gobierno nacional del PP con la ultraderecha de Vox. 

El propio Pablo Casado, en la víspera de la jornada de reflexión, dejó la puerta abierta a una coalición con los de Santiago Abascal. Y eso probablemente animó a mucho votante indeciso de izquierdas y de centro. La victoria de los socialistas en la Región fue rotunda. Tres escaños frente a los dos del PP, que pierde tres y empata en representación en el Congreso de los Diputados con Ciudadanos y Vox. Los socialistas, en cambio, obtuvieron 45.000 votos más que en 2016 y mejoraron en cuatro puntos su porcentaje de votos. 

En el triunfo socialista habría influido también la omnipresencia de su candidato Pedro Saura, que como secretario de Estado de Infraestructuras se volcó en estos diez meses con la Región. Sintomático fue el triunfo en Cartagena, Lorca y Molina de Segura, entre otros grandes municipios. Solo en Murcia no pudieron con los populares, aunque con un margen más estrecho del esperado. 

La derrota del PP en la Región ha sido histórica. Para colmo, con un secretario general del PP nacional nacido en Cieza y siendo cabeza de lista por la Región de Murcia. Al hundimiento nacional se suma para Teodoro García Egea esta amarga derrota en casa. Los sondeos apuntaban a un resultado ajustado, pero ninguno daba por vencedor al PSOE.

Ciudadanos, con un crecimiento de unos 37.000 votos respecto a 2016, explica parte del desplome popular. Pero es Vox quien sentenció a los de Pablo Casado en la Región. Sus más de 142.900 votos destrozaron al PP y dieron la victoria a los socialistas murcianos. Paradójica irrupción de Vox: querían barrer a Pedro Sánchez y lo han apuntalado, poniendo en el disparadero a Pablo Casado y Teodoro García Egea, artífices de los peores resultados de la historia del PP. 

Casado y García Egea se fueron anoche a dormir, si es que pudieron, sabiendo que el PSOE de Sánchez duplica ahora en escaños al PP y que Albert Rivera tiene a tiro el liderazgo de la derecha tras acariciar el 'sorpasso'. Solo en la Galicia de Núñez Feijóo, hubo cierta resistencia.

A un mes de las elecciones autonómicas y municipales, la victoria socialista en la Región de Murcia va a poner de los nervios a los populares. Es verdad que la motivación del votante es distinta, especialmente cuando se trata de elegir a un alcalde, pero lo observado ayer en las urnas es un serio aviso. Ciudadanos y sobre todo Vox amenazan con hacerle un roto a Fernando López Miras, que ha venido insistiendo en las últimas semanas en la existencia de un pacto oculto entre PSOE y C's a nivel regional. 

La posibilidad de que la fragmentación del voto de centro y de derecha vuelva a repetirse en las autonómicas del 26 de mayo es plausible, pudiendo convertir al PSOE de nuevo en la formación más votada y por tanto con la posibilidad de liderar una coalición de gobierno. Habrá que estar muy atento en las próximas semanas para ver qué pactos se forman a nivel nacional, si es que se producen, porque también es muy posible que los partidos nacionales no muevan ficha hasta después de las autonómicas y municipales.

Los populares han estado desubicados durante toda la campaña. Dejaron expedito el centro ideológico, donde siempre se ganan las elecciones, para desplazarse hacia la derecha, hacia una derecha ocupada por Santiago Abascal y compañía. ¿Qué hará ahora Fernando López Miras? Lo tiene complicado si el 26-M el PP repite los resultados obtenidos ayer en todas las grandes ciudades de la Región. Hoy Diego Conesa se ve más cerca de San Esteban. Y no le faltan razones.


(*) Periodista y director de La Verdad



No hay comentarios: