domingo, 20 de marzo de 2022

Con el suero génico modifican el genoma humano y se transmite a la descendencia de las personas inoculadas


BRUSELAS/PARÍS.- Las llamadas vacunas contra el Covid 19 provocarían, según algunos especialistas, modificaciones en el ADN que se transmiten a la descendencia. ¿Qué pasa con el principio de precaución?

Rl ARN puede convertirse en ADN y el ADN puede integrarse en el genoma humano”. Esta advertencia de la genetista especialista en ARN Alexandra Henrion-Caude sobre el riesgo de genotoxicidad de las vacunas de ARN mensajero le ganó la ira de la mayoría de sus pares y de la opinión pública manipulada por los medios de comunicación.

Christian Vélot, profesor de genética molecular y director del Comité para la Investigación de Información Independiente sobre Ingeniería Genética (CRIIGEN) corrió la misma suerte cuando intentó alertar al público en general sobre los hipotéticos peligros atribuidos a estas  vacunas  sobre el riesgo de modificar el genoma humano 

También lamentó que el reglamento europeo 2020/1043 exima a las vacunas contra la Covid-19 desarrolladas por ingeniería genética de parte de la normativa OMG (relativa a los posibles efectos sobre el medio ambiente), una decisión que iría según él “en contra del  principio de precaución  “. Desde el inicio de la campaña de inyección, la narrativa oficial retomada por los medios propagandísticos  afirmaba lo contrario .

Nuevo estudio

Hoy, mientras más de la mitad de los franceses han depositado su confianza en estas tecnologías para las que en realidad no tenemos perspectiva, un estudio sueco vuelve a poner todo en duda. ¿Y si esta llamada fake news no fuera una? ¿Y si estos eminentes científicos, injustamente ridiculizados, finalmente tuvieran razón? ¿Y si la población estuviera en grave peligro?

El reciente estudio sueco realizado en las reglas del arte parece confirmar que la vacuna de ARNm de COVID-19 BNT162b2 (de los laboratorios Pfizer) es capaz de ingresar a la línea celular de hígado humano Huh7 (causando cáncer de hígado y hepatitis c) in vitro . El ARNm de la vacuna de Pfizer se transcribe intracelularmente en ADN 6 horas después de la exposición a la vacuna.

Transcripción inversa

En resumen, para aclarar las conclusiones de este estudio tan técnico: el ARN de la vacuna entraría efectivamente en el núcleo de las células y, tras esta intrusión, se produce un aumento de una proteína llamada Línea 1.

Esta proteína muy compleja tiene capacidades de “transcripción inversa”, lo que significa que puede leer el ARN y convertirlo en ADN. La línea 1 es una proteína que se produce de forma natural en los seres humanos. Proviene de un retrotransposón. Los retrotransposones son restos de inserciones en nuestro ADN de retrovirus de tipo VIH, virus silenciosos que no dan síntomas y cuyo origen puede ser remoto.

Controversia científica

Después de varias manipulaciones en el laboratorio, los investigadores suecos encontraron el ARN de la vacuna retrotranscrito en ADN capaz de integrarse en el ADN humano. Por otro lado, otros estudios confirman este riesgo, como el estudio de Rudolph Jaenich, el investigador detrás del descubrimiento de la interacción de secuencias de virus en nuestro genoma. Este brillante científico, por supuesto, también ha sido criticado.

Para Jean-Pierre G., por el contrario, profesor asociado, este riesgo es real y debe tomarse muy en serio. También advierte a los candidatos presidenciales en una carta abierta publicada en France Soir sobre esta posible intrusión del ARN de las “vacunas” en nuestro genoma.

Los ARNm transformados pueden transmitirse a nuestra descendencia, dice Jean-Pierre G.

Es probable que los ARNm transformados en ADN o los ADN de las vacunas se integren en nuestro material genético con riesgos de cánceres, enfermedades autoinmunes y transmisión a la descendencia. Negarlo es una enormidad científica. Todos los biólogos están familiarizados con las reacciones cruzadas con otros virus de ARN (retrovirus y lentivirus) e incluso con ADN (causantes de hepatitis), spumavirus y otros, los genes REV y Line, telomerasas y polimerasas. Saben que el ARN y el ADN de las “vacunas”, gracias a numerosas transcriptasas inversas y ligasas presentes o transportadas en nuestras células, pueden entrar en nuestros cromosomas. Pueden persistir de generación celular en generación celular y transmitirse a nuestra descendencia.

Cuestiones pendientes

Es cierto que en el informe de evaluación de la “vacuna” facilitado a la Agencia Europea del Medicamento por Pfizer no se dispone de datos sobre transferencia placentaria. En su informe de toxicidad, no se proporcionaron estudios de genotoxicidad o carcinogenicidad.

Sin embargo, la proliferación celular está activa en varios tejidos humanos, como la médula ósea o las capas basales del epitelio, así como durante la embriogénesis. ¿Por qué no se ha hecho ningún estudio serio? ¿Por qué se inyectó masivamente la vacuna cuando este dato esencial es inexistente? ¿Cómo explica que el director general de Moderna no se pronuncie claramente sobre una secuencia del virus que no existe en el mundo natural y que resulta ser 100% similar a la patente de su empresa, patente de la que es el primer firmante tres años antes de la pandemia?

¿Qué pasa con el principio de precaución?

Respecto al estudio sueco, queda una pregunta sin respuesta: ¿qué permite que el ARNm de la vacuna actúe para provocar la expresión de la proteína de la Línea 1? Es una proteína que casi nunca se expresa de forma natural.  

“Hay toda una serie de mecanismos en el núcleo de la célula que garantizarán que la maquinaria nunca lea este lugar y que no haya transcriptasa inversa en la célula. (…) En circunstancias normales, hay pocos mecanismos de transcripción inversa disponibles en las células humanas ”, dice Harmit Malik , especialista en virus del genoma humano antiguo en el  Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle.

No hay comentarios: