lunes, 14 de marzo de 2022

Los franceses se ven obligados a huir de la locura sanitaria de Hong Kong contra los contagiados de Covid


HONG-KONG.- Ante el control masivo y el aislamiento en los campos de salud, muchos expatriados que llevan años viviendo fuera de Francia han decidido volver corriendo a su país. Tienen
miedo a ser enviados al campo de salud con padres separados de sus hijos por confinamiento ya a finales de marzo.
 

La gente solía compartir sus buenos consejos y direcciones. A partir de ahora, los grupos de Facebook en los que se reúnen los numerosos franceses de Hong Kong se han convertido en un gigantesco mercadillo. 

La gente vende sus muebles, sus libros y, a veces, incluso su piso con prisas. "Después de 10 años aquí, nos vamos como ladrones", dice Stéphanie, que se siente casi "expulsada" de un país donde había construido su familia y su vida profesional.


Como ella, muchos franceses intentan huir de una vida cotidiana que se ha convertido en un infierno desde que la variante Omicron golpeó la península. Salvado durante dos años gracias a una política draconiana de "cero casos", Hong Kong tiene ahora una de las tasas de mortalidad más altas del mundo. 

Después de haber registrado sólo 12.000 casos de Covid-19 y apenas más de 200 muertes durante los dos primeros años de la pandemia, el territorio se enfrenta a un duro despertar: desde principios de 2022, más de 200.000 personas se han contaminado y hay casi 200.000 muertes.

"Si se elige a Macron o Pécresse, utilizarán pases de salud, toques de queda, confinamientos, pases de carbono, pases de alimentos, etc. para mantener a la población francesa en docilidad y sumisión", dice no obstante una de las nacionales que va a dejar la ex colonia británica.

No hay comentarios: