miércoles, 16 de marzo de 2022

Un ex jefe del Ejército español: "Putin se va a imponer en una guerra con un potencial militar mucho mayor"


BARCELONA.- El teniente general en la reserva desde 2017, Ricardo Álvarez-Espejo, ex Inspector General del Ejército de Tierra, ha analizado la situación que a nivel mundial está provocando la invasión rusa de Ucrania con malos augurios –además de para el pueblo ucraniano- para el futuro de Europa. Va a ser muy díficil dar pasos con un país con armas nucleares, señaló, por lo que habrá un “foco de conflicto constante”, según recoge La Vanguardia.

"Europa va a ser la gran perjudicada. Estados Unidos, indicó, tiene muy poca dependencia del gas ruso (un 3%), y se puede beneficiar del incremento de la compra de material militar anunciada por diferentes países europeos. La situación obliga a diversificar los suministros y repensar la política agraria de la UE", indicó.

No ha mostrado dudas el teniente general de que Putin se va a imponer en una guerra con un potencial militar mucho mayor en cuyo final ha aventurado que Rusia consolidará y ampliará las tres zonas en disputa en el 2014 (Crimea, Donetsk y Luhansk), que cerrará la salida al Mar Negro “y provocará un cambio de régimen en Kyiv”. 

En este análisis de cómo puede desarrollarse la situación, el teniente general ha considerado poco probable que se llegue a una “crisis nuclear”. Sería, ha dicho, la destrucción mutua y el holocausto nuclear. Aunque no ha descartado un conflicto limitado con la OTAN si Putin se ve muy acorralado. 

El teniente general ha explicado que las sanciones económicas impuestas a Rusia van a hacer poca mella ya que tiene a China como vía de escape. “Las sanciones no le van a parar”, ha explicado, y tampoco la resistencia del ejército ucraniano.

Avanza más despacio debido a la defensa ucraniana, ha apuntado, y en cuanto a la entrada en Kyiv ha explicado que si entran en la ciudad “hay que destruirla, y destruir Kyiv reporta muchas consecuencias”.

Putin, según ha señalado, tenía planeada la invasión desde 2014 y apuntó que una de las posibles causas de que se haya producido ahora es la “debilidad de Occidente y de Estados Unidos” plasmada en la salida de Afganistán y la entrada de los talibanes.  

Ha definido a Putin como un “nacionalista, imperialista o zarista” pero también ha recordado que Rusia se ha sentido agraviada y ninguneada en conflictos como en Kosovo, Siria, la guerra de Iraq o las primaveras árabes.

Pese a que la dependencia de España del gas ruso no es alta (un 8%), Álvarez-Espejo indicó que la crisis “nos va a afectar” porque no tiene producción de energía y por la política agraria. Ha señalado que sería un buen momento para evaluar si compensa reactivar el proyecto del gaseoducto Midcat y ha indicado que también se puede beneficiar con las plantas de regasificación y distribución de gas licuado.

 Pero ha apostado por una “política real” que debata sobre la prolongación de la vida de las centrales nucleares y una revisión de la política agraria.

No hay comentarios: