sábado, 19 de febrero de 2022

Muere el padre de Rozalén de un infarto fulminante


MADRID.- Cristóbal Rozalén, padre de la artista María Rozalén, ha fallecido de manera repentina a los 77 años como consecuencia de un infarto fulminante ayer jueves, según informa Cadena Dial.

Precisamente en un concierto reciente, el pasado lunes, de la emisora en Madrid en el que participó la artista, le comentaba al público lo nerviosa que estaba por tener a sus padres allí con ella.

Ayer jueves, solo tres días después del show, la artista anuncia devastada la muerte de su progenitor. “Acaba de morir mi padre… Que nunca dejó de cogerme en brazos”, ha anunciado la albaceteña en las redes.

Según informa El Español, los restos mortales de Rozalén iban a ser velados en el tanatorio de Albacete y hoy viernes se celebró el entierro en la localidad de Letur, en la comarca de Hellín.

Cristóbal Rozalén fue la mano derecha de José Bono en la Presidencia de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha entre 1983 y 2004.

En lo personal, el padre de la artista tiene una historia muy emotiva, ya que se enamoraba de Angelita, el amor de su vida, y, tras 10 años de vida religiosa ejerciendo como sacerdote, colgaba los hábitos para vivir su historia de amor, enfrentándose a las críticas por ello.

Fruto de ese amor, la pareja formaba una familia que se completaba con la llegada de María Rozalén.

Cristóbal Rozalén, nacido en la localidad albaceteña de Balazote, era un hombre muy querido y valorado en Castilla-La Mancha. Inicialmente se formó como sacerdote y ejerció durante diez años, hasta que colgó los hábitos por Angelita, la mujer de su vida. El matrimonio tuvo dos hijos: la cantautora María y Francisco.

Años después, de esta historia de amor nacería la canción 'Amor prohibido'. Además de sacerdote y asesor político, Cristóbal Rozalén tuvo una aparición como actor en 'Amanece que no es poco', la icónica película que José Luis Cuerda rodó en 1988 en Ayna, Molinicos y Liétor, tres localidades albaceteñas de la Sierra del Segura, comarca de Hellín.   

No hay comentarios: