jueves, 24 de marzo de 2022

Bill Gates se posiciona con ambigüedad a favor de los refugiados pero sin enfrentarse a Putin y Rusia


SEATTLE.- Semanas después de que estallara el conflicto, Gates hacía su primera apelación en Twitter en un mensaje en el que se podía leer: "Es desgarrador ver al pueblo de Ucrania sufrir tanto. El mundo se siente especialmente pesado en este momento, con cada día trayendo noticias de familias destrozadas en Afganistán, Ucrania y tantos otros lugares".

Después, proseguía diciendo que "en una crisis, siempre podemos buscar a los ayudantes -las personas que se juegan la vida para ayudar a los refugiados y a las víctimas de la invasión- y apoyarlos. Estoy orgulloso de apoyar a la agencia de la ONU para los refugiados e insto a la comunidad mundial a hacer lo mismo", decía en referencia a ACNUR.

Bill Gates sigue teniendo una voz muy poderosa en la presencia mundial, aunque su prestigio haya disminuido para mucha gente. Además, Gates sigue teniendo una importante participación en Microsoft y, aunque no tenga ningún papel en la empresa, la gente sigue asociándolo con su antigua marca.

Esto hace que hablar sobre el conflicto mundial sea un riesgo financiero personal (lo que explica por qué tan pocos líderes empresariales han condenado directamente la acción de Rusia). Gates no desafió a Vladimir Putin a una pelea como lo hizo el CEO de Tesla, Elon Musk.

De ahí quizá que su petición para apoyar la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), pero ha llegado. En un movimiento a medio cambio al que realizó Jack Dorsey, ex CEO de Twitter y actual de Block, que ha donado 7 millones de dólares al pueblo ucraniano.

No hay comentarios: