jueves, 24 de marzo de 2022

Diez señales de que la Guerra de Ucrania es la segunda fase del Gran Reset


PUERTO VALLARTA.- La guerra es un vector adicional para acelerar el colapso económico y una gigantesca operación de reingeniería social. Según Diario de Vallarta, estas son las diez señales de que la Guerra de Ucrania, es la segunda fase del Gran Reset.


1⃣La guerra entre Rusia y Ucrania ya está provocando una alteración sin precedentes en las cadenas de suministro mundiales, exacerbando la escasez de combustible e induciendo niveles crónicos de inflación.

2⃣Las consecuencias económicas de la guerra conducirán a una dramática reducción de la mano de obra mundial.

3⃣La guerra ha reducido significativamente la dependencia de Europa del sector energético ruso y ha reforzado la importancia de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU y de las emisiones «netas», que se encuentran en el centro del Gran Reset.

4⃣La escasez de alimentos creada por la guerra ofrecerá un gran impulso a la industria de la biología sintética, transformará radicalmente el sector agrícola y fomentará la adopción de alternativas cultivadas en laboratorio.

5⃣La exclusión de Rusia de la SWIFT (Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales) generará el tipo de retroceso necesario para acorralar a grandes franjas de la población mundial en una red de control tecnocrático.

6⃣La guerra marca un importante punto de inflexión en la aspiración globalista de un nuevo orden internacional basado en reglas y anclado en Eurasia.

7⃣El conflicto entre Rusia y Ucrania catapultará a Israel, uno de los principales defensores del Gran Reset, a un protagonismo internacional aún mayor.

8⃣Las identificaciones digitales son un pilar central de la agenda del Gran Reajuste del Foro Económico Mundial. Deben racionalizarse en todos los sectores, cadenas de suministro y mercados como forma de avanzar en los ODS 2030 de la ONU.

9⃣Europa está directamente en la línea de fuego una vez que está en marcha una guerra híbrida entre la OTAN y el eje chino-ruso. El peligro de ciberataques reforzará las exigencias de ciberseguridad, y por lo tanto, impulsará los sistemas de identificación digital.

🔟Las implicaciones económicas de esta guerra serán tan desastrosas que los gobiernos y el sector público necesitarán una importante inyección de capital privado para hacer frente al déficit de financiación.

No hay comentarios: