miércoles, 6 de julio de 2022

Hasta su entrada efectiva en un año, Suecia y Finlandia no están cubiertas por el artículo 5º del Tratado de la OTAN


BRUSELAS.- Hasta su entrada efectiva en un año, Suecia y Finlandia no están cubiertas por el artículo 5º del Tratado de la OTAN, la cláusula de defensa colectiva. Una circunstancia que preocupaba a los dos Gobiernos por el riesgo de que Moscú utilizara este tiempo para desestabilizarles. 

Pero varios aliados, entre ellos Reino Unido o Estados Unidos, les han ofrecido garantías de seguridad frente a cualquier agresión del Kremlin. Moscú avisa de consecuencias si la Alianza Atlántica sitúa allí tropas o armamento de forma permanente. La entrada de Finlandia duplicará la frontera entre Rusia y la OTAN al añadir 1.340 kilómetros adicionales.

Este martes, los embajadores de los 30 Estados miembros han firmado los protocolos de adhesión de Helsinki y Estocolmo a la Alianza Atlántica. En la ceremonia han participado los ministros de Asuntos Exteriores de Finlandia, Pekka Haavisto, y de Suecia, Ann Linde, así como el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

El último paso pendiente para que los dos países nórdicos se conviertan en miembros de pleno derecho del club es la ratificación de los protocolos en los parlamentos nacionales de los 30 Estados miembros de la OTAN, en particular el de Turquía, que vuelve a amenazar con el veto.

Dinamarca y Noruega, los otros países nórdicos ya en la Alianza, han sido los primeros en ratificar. Estonia quiere ser el siguiente y se plantea completar el trámite este mismo miércoles. Los países bálticos son los más entusiastas con la entrada de Finlandia y Suecia porque consideran que reforzará considerablemente la seguridad en la región, en primera línea del choque con Rusia.

Stoltenberg ha dicho que la ratificación será "más rápida de lo normal" y ha pronosticado que durará menos de un año, aunque ha eludido comprometerse en fechas concretas. 

En tiempo récord, dos países con una larga tradición de neutralidad militar han dado un giro completo hasta pedir la entrada en la OTAN, con pleno apoyo de sus respectivas opiniones públicas.  Los dos países nórdicos aportan además ejércitos potentes y bien entrenados que ya tienen un alto grado de interoperabilidad con la Alianza.

En la cumbre de la OTAN de Madrid de la semana pasada, Finlandia y Suecia alcanzaron un acuerdo con Turquía en el que se comprometieron a responder a sus preocupaciones. Un pacto que ha permitido levantar el veto de Ankara a la adhesión. 

No obstante, todavía podría haber nuevos obstáculos en el camino. Erdogan ya ha avisado de que si los dos países no cumplen lo prometido (en particular por lo que se refiere a la extradición de activistas kurdos), no ratificará los protocolos de adhesión.

No hay comentarios: